Comenzamos un nuevo curso,  siguiendo con nuestro proyecto intergeneracional, en colaboración con la Residencia “Plaza Real La Saleta”, de Zaratán.

Esta vez disfrutando de un taller de Halloween, donde niños y ancianos pudimos compartir y sentir como nuestras manos pintadas de blanco se plasmaban en un cuadro fantasmal.

Momentos maravillosos, una forma de ver dos etapas, las más inocentes de nuestra vida, la infancia y la vejez, donde todo es diferente.